jueves, 30 de diciembre de 2010

Barreras a la creatividad (III): Identificarlas

Los frenos, bloqueos o barreras a la creatividad, como se sabe, no son ni el único tipo de condiciones que intervienen en el proceso creativo individual o grupal (o en otros contextos sociales), pues también hay una segunda clase de condiciones de importancia: las facilitadoras (y tal vez sea menester estudiar un tercer tipo, que ni bloquean ni facilitan, pero pueden estar igualmente presentes e influir de alguna manera), ni la creatividad se limita a ellas, sino que abarca muchos otros aspectos, cuestión que hemos abordado en otros artículos, folletos, libros, tesis, ponencias e informes de investigaciones, en correspondencia con nuestra teoría holística de la creatividad.
Para ayudar a otros a ser más creativos o mejorar nuestra creatividad, es importante aprender a identificar qué barreras están obstaculizando la obtención de más y mejores resultados creativos.
Si no nos percatamos de cuáles barreras están dificultando nuestra creatividad o la de un grupo, puede que perdamos mucho tiempo, esfuerzo, dinero y hasta nos frustremos un poco, al no lograr los resultados deseados, ni en la cuantía o con el nivel esperado.
En muchas de las técnicas grupales es especialmente importante evitar que determinadas barreras influyan negativamente en el trabajo grupal.
En el brainstorming y técnicas similares o sus variantes, es menester evitar la presencia de barreras tales como:
- juzgar con precipitación o según la experiencia, o sea, hace falta posponer la crítica o valoración de las ideas para otra fase, tal que previamente puedan fluir libremente todas las ideas, sin ser enjuiciadas, ni ellas, ni quienes las expresan. Además, no aferrarnos a seguir haciendo lo mismo, actuando o pensando igual, ni anticipar fracasos o ser negativos (por jemplo, porque ya antes algo no haya salido bien o no haya sido todo lo bueno que se pretendía).
- evitar temores a lo desconocido, a la incertidumbre, al rídiculo, al fracaso, a ser criticados, por cuanto ello inhibe la producción de ideas, en especial las más insólitas, diferentes, originales.

- el instinto de propiedad de las ideas, por cuanto dificulta la búsqueda de otras, nos lleva a aferrarnos a nuestra idea, a defenderla a capa y espada, a no escuchar otras, ni prestarles atención, o apoyarnos en ellas para mejorar algo o llegar a lo completamente nuevo y superior.
No basta con leer al respecto, conocer cuáles son los obstáculos, clasificarlos, etc. sino que es especialmente relevante aprender a actuar ante ellos, lo cual incluye ser creativo o más creativo, incluso a pesar de las barreras, pues no siempre podemos o logramos eliminar la totalidad de las frenos, ni siempre contamos con todas las condiciones facilitadoras de la creatividad, pero esto no ha de ser un impedimento para que podamos ser más creativos o alcanzar resultados de mayor creatividad y sobre todo, aplicar nuestras ideas, hacer realidad nuestros proyectos, beneficiarnos de nuestros aportes y contribuir a que otros también los disfruten.
Sobre estos aspectos trataremos en otros artículos aquí mismo.
 
Accede a otros enlaces de interés:

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Barreras a la creatividad (II): Shakiritis

El término obviamente alude al nombre de la famosa cantante colombiana, retomando el siguiente fragmento de la letra de una de sus canciones más exitosas: "...ciega, sorda, muda...", por cuanto hay personas que "padecen" de un "enmudecimiento" total, así como de una "ceguera" y "sordera" repentina, lo cual únicamente les sucede respecto a aquellas cuestiones en las que este "padecimiento" se convierte en un freno a la creatividad y no pocas veces también obstaculiza otros aspectos del desempeño propio y ajeno en los negocios, educación, dirección, organizaciones...

El proceso creativo en no pocos sujetos se frustra en sus últimas fases, luego de la etapa de iluminación, cuando ya la idea, solución, aporte, en fin, el producto creativo, ha aflorado, pero aún requiere ser puesto en práctica.

No siempre la aplicación depende del propio sujeto creativo, sino que suele suceder que otros han de participar, ayudando o dificultando que el producto creativo se haga realidad o malogre, se convierta en un éxito o fracaso, se divulgue o no, les sirva a otros o se quede engavetado.

Y es aquí donde la Shakiritis puede hacer muchísimo daño.

¿A cuántos creativos le ha sucedido que ni siquiera logran ser escuchados por quienes pudieran facilitar la utilización de su aporte?

Usted tiene una buena idea o proyecto, en el cual es imprescindible que otros se involucren, pero esas personas con Shakiritis, no le contestan el teléfono, ni los emails; sin escuchar, ni leer detalles y ventajas de su proyecto, ya se apresuran a decirle un rotundo "No"; tampoco le reciben en persona, en fin, respecto a la nueva y valiosa idea, solución, aporte, resultado creativo, invento, innovación, descubrimiento, proyecto... de Usted, ellos se tornan completamente ciegos, sordos, mudos, como reitera la canción de Shakira.

Es probable que concurran otras barreras, como las ideas preconcebidas o modelos predominantes (parálisis paradigmática) que llevan a los bloquedadores, cual verdaderos discos rayados, a repetir, sin reflexión o apertura alguna, negativas o su apego a lo ya conocido.

Así, aunque en la propuesta del creativo, el otro pueda obtener por ejemplo un ingreso mucho mayor, no reflexiona, no escucha la proposición, no piensa en ella. Veamos algunos ejemplos:

El rentista acostumbrado a percibir únicamente ingresos por la renta de sus locales comerciales. Debido a la crisis, con más de la mitad de sus locales vacíos, por la quiebra de múltiples pequeños negocios, le convendría estar abierto a nuevas ideas. Sin embargo, ante la muy ventajosa propuesta del creativo, de en vez de rentarle él un local vacío, añadirle un servicio a alguno de los ya rentados (cosa que le permitiría a ambos ganar más dinero, tanto al dueño si logra rentarle a alguien sus otros locales vacíos, como a los dos, con este dinero extra, a modo de comisión, que implicaría la propuesta del creativo), este propietario del edificio se niega reiterada y ofuscadamente a toda propuesta (de la cual no le interesa siquiera hablar, oírla, leer sobre ella, etc.) y persiste por el contrario, en tratar de convencer al creativo de que haga lo de siempre, lo acostumbrado y simplemente rente, si desea ofrecer en alguno de esos locales el servicio en cuestión.

El prestamista o inversionista, que por aportar su dinero en muy malos negocios previos, habiéndole quedado mal otros (a algunos de los cuales incluso ya está demandando por falta de pago), se niega rotundamente a hablar, entrevistarse en persona, oír, leer, etc. alguna excelente oportunidad de inversión en la que sí obtendría un pronto, seguro y alto ingreso, que le permitiría recuperarse de sus "meteduras de pata" previas. Pero la Shakiritis le impide salir del atolladero en el cual él mismo se metió.

Shakiritis parcial

Hay quienes sólo padecen dos o uno de estos tres elementos integrantes de la Shakiritis.

Leen y releen más y más emails, Se limitan a solicitar mayor información para luego caer en profundos y prolongados silencios, en una total incomunicación e indecisión, tal que finalmente todo fue una gran pérdida de tiempo para el creativo.

Otros nos piden que les digamos todo tipo de detalles en prolongadas y reiteradas conversaciones telefónicas y hasta presenciales. Nos consumen muchísimo tiempo, gasolina... Al parecer nos prestan bastante atención y tienen un alto interés en la puesta en práctica del proyecto o idea, en el que supuestamente desean participar o apoyar. Pero por más y más información que les demos, no acaban de "ver" o imaginar el proyecto creativo puesto en práctica. Obvio que estos Shakiristas parciales hipercomunicativos, carecen de una "visión" no ocular, sino que están demasiado atados a las desventajas, dificultades, fracasos, problemas y falta de soluciones del presente, como para serles creíble un futuro distinto y mejor.

¿Le ha sucedido a Usted esto, de toparse con este tipo de Shakiritis parcial? Probablemente sí, pues es cosa que nos pasa a muchos.

Pseudoshakiritis

Los creativos debemos estar muy alertas ante esta otra barrera, porque puede ser incluso más dañina o perjudicial.

La pseudoshakiritis se parece a la Shakiritis, pero no lo es.

Hay quienes fingen ser ciegos, sordos, mudos. Una, dos o las tres cosas a la vez.

No "ven" con buenos ojos la propuesta del creativo y peor aún, se dedican a desacreditarla, desprestigiarla, no importa a cuántas bajezas incluso tengan que recurrir para lograr su malévolo propósito. Las nuevas ideas o propuestas del creativo las "perciben" como amenazantes para sus intereses propios, mezquinos y se empecinan por tanto, a toda costa, en destruirlas, impedir que se hagan realidad los proyectos creativos.

Estos son ciegos, sordos o mudos a conveniencia y de ser menester, pasan muy fácilmente de aparentes mudos a hablar hasta por los codos, tal que como dicen los humoristas: "hay que darles un palo para que se callen".

Si es preciso, le hechan mano hasta a las nuevas tecnologías y tanto en las redes sociales, como por chats o emails a decenas y cientos de destinatarios, a veces sin el conocimiento de ello por el creativo (es decir, a sus espaldas), se prestan con enorme energía a la tarea de impedir que el proyecto creativo, del cual decidieron convertirse en su peor enemigo, se ponga en práctica. Lástima que tanto empeño y tiempo no se use para el bien, sino para el mal.

Del proyecto, invento, innovación, etc. atacado, no "ven" sus aciertos, sino únicamente desventajas. Incluso "ven" hasta lo inexistente, "oyen" hasta lo no dicho o no paran de "hablar" o escribir sobre ello: alentando temores, dudas, incertidumbre, confusión... desvirtuando las ideas, malinterpretándolas, manipulándolas, desacreditando si es preciso, tanto al(os) proyecto(s) como a su(s) autor(es), alimentando discordias, desconfianza, divisiones...entre quienes pudieran ser seguidores, contribuyentes, patrocinadores, participantes o tener cualquier otra intervención en la exitosa puesta en práctica del proyecto o resultado creativo en cuestión.

martes, 30 de noviembre de 2010

Consultas sobre creatividad: La imaginación creativa según A. R. Luria

Algunos lectores me han escrito pidiendo consejos, orientación, ayuda, etc. Quizás haya más con dudas o necesidades similares. Por tanto, decidí publicar aquí algunos de los intercambios al respecto, considerando pueda ser valioso para otros.

LECTOR

Hola Jorge he visto un blog , en concreto el articulo que escribiste sobre los estudios tradicionales de la creatividad, yo soy estudiante de psicologia y tengo que hacer un trabajo basado en un texto de Luria 1980 que te adjunto, y exponer
1. Cómo podríamos interpretar esos resultados desde los estudios tradicionales de la creatividad.
2. Si tuviéramos que estudiar la forma de creatividad o imaginación estudiada por Luria en este trabajo desde un enfoque tradicional del estudio de la creatividad, ¿cómo podríamos hacerlo?
Vamos que estoy un poco perdido me podrías hechar una mano, gracias de antemano
Un saludo

RESPUESTA
 
En ese cuarto capítulo (de su obra "Los procesos cognitivos. análisis socio-histórico"), A R. Luria no se ocupa de la creatividad, sino de la imaginación y fantasía. No define la creatividad, ni se propone abordarla o estudiarla.
(Desde el punto de vista de seguir contribuyendo en algo al estudio de la creatividad, no tiene mucho sentido analizar a Luria con tal capítulo, habiendo tantos investigadores que sí han hecho aportes interesantes al estudio de la creatividad).
Aborda 2 tipos de imaginación: reproductiva y creativa, aunque no define la imaginación creativa, sí la considera compleja y de un nivel superior.

Indirectamente se puede apreciar que Luria no reducía la creatividad a la imaginación, sino que expresa la participación de otros procesos: pensamiento, memoria, motivación, actividad práctica (artística, laboral u otra)... Tampoco la limita al producto. Por lo visto Luria no tenía un enfoque tradicional de la creatividad, o sea, no la enfocaba ni sólo como producto, ni como proceso, ni se centraba nada más que en la persona o las condiciones (en el caso del aludido capítulo, sobre todo barreras), sino que destacando su complejidad, indirectamente se pudiera suponer que enfoca la creatividad con alguna integración parcial.

El "experimento" que describe es realmente de muy poco valor, reconocido por el propio autor, muy limitado metodológicamente y apenas aporta algo al estudio de la imaginación, menos aún de la creatividad. Su serie de experimentos no permite concluir cuán creativos eran esos sujetos ni sus productos (no se lo propone tampoco) ni en cuáles áreas sí logran mayor creatividad.

Incluso, una lectura diferente de las respuestas de ciertos sujetos, nos permitiría percatarnos que sí preguntan, lo que no formulan del tipo de preguntas esperadas en esa investigación. Ejemplos:

- "¿Cómo se obtiene lo que hay que saber?"

- "¿De dónde saco las preguntas?"

Con técnicas adicionales quizás se podría haber logrado conocer mejor lo característico de la imaginación y de la creatividad en esos sujetos de su investigación, pero ello no era su propósito y probablemente el autor y sus colaboradores tenían las limitaciones propias de un menor desarrollo científico, teórico y metodológico en esa época, comparada con la actualidad.

Te pregunto: ¿Por qué estudiar hoy día la imaginación creadora usando un enfoque tradicional, si contamos con enfoques más avanzados como el holístico, también aplicable?

Te sugiero visitar estos otros enlaces para leer sobre más enfoques:

http://creatividadsuperior.blogspot.com/2008/07/existe-una-teora-holstica-de-la.html

http://creatividadsuperior.blogspot.com/2008/09/enfoques-cuasiholsticos-y-holsticos.html

http://creatividadsuperior.blogspot.com/2008/09/enfoques-recientes-sobre-creatividad.html

Nota: El capítulo puede ser consultado en el siguiente enlace:
https://docs.google.com/document/pub?id=1LOVVZU7VjeUHk10WEobZ_CFIDGJXCbG5GAtOBYX5Trs

martes, 20 de julio de 2010

Algunas barreras a la creatividad (I)

Voy a comenzar a publicar una serie de artículos breves sobre este tema.

Muchas personas podrían ser bastante más creativas de lo que son, de no tropezar con estos obstáculos (o saber que hacer ante ellos), los cuales a veces son para estos sujetos, tan potentes, que les dificultan grandemente el logro de una mayor cantidad de productos creativos, o de superior creatividad, o se frustran, o se quedan en fases iniciales del proceso creativo, al punto de no llegar a poner en práctica sus ideas, soluciones, aportes, etc. por muy buenos que sean.

No pretendo agotar el tema e invito a leer los otros trabajos que tengo sobre el asunto, así como el resto de los que se publiquen aquí y los de no pocos autores, aunque la mayoría se dedica a volver a decir lo que ya otros dijeron.

Aquí trataremos de aportar algo, si bien el propósito no es ése, sino reflexionar, compartir, informar, ayudar a quienes se sientan retratados en estas limitantes.

Hiperproteccionismo

Para quienes padecen este freno, el foco de la atención de su creatividad se ha desplazado a cuidar con desmedido celo, que nadie se apropie de su gran idea, invento, aporte y demás. El temor a tal hurto puede llegar a ser tal, que algunos sujetos se mueren de viejos, sin comunicarle a nadie su gran y ultrasecreto descubrimiento, idea o mágica solución, cual invaluable tesoro escondido de la época de corsarios y piratas.

Otros en cambio, muestran algunas pequeñas y tímidas pistas (o hasta despistan) como explorando y tanteando el terreno, supuestamente con el propósito de acabar de una vez de aplicar el superbuenísimo aporte, cuando en verdad lo que están es procurando detectar nuevos pretextos para no hacerlo.

Engordacaballos

Hay quienes tergiversan el viejo refran "el ojo del amo, engorda el caballo".

Argumentan que no pueden dejar de estar ellos en determinado asunto, o de lo contrario algo perjudicial sucederá.

Un claro ejemplo es el de los microempresarios que nunca dejan de serlo, por cuanto alegan que, de no estar ellos todo el tiempo en el lugar donde tienen su negocio, ocupándose de casi todo, las cosas no saldrán bien.

Si le enseñan a otro, se les va y les lleva parte de la clientela. Si ponen a alguien al frente, nunca va a cuidar del negocio tan bien como el dueño. Si no están allí, le van a robar. Si otro hace determinado trabajo, que antes era él quien lo hacía, seguro que no quedará tan bien y así por el estilo son las "razones" predilectas de este tipo de personajes.

Todo cambio, idea, propuesta, solución, mejora, etc. que implique una expansión, la apertura de nuevas oficinas (locales, subsidiarias, sucursales, filiales, franquicias, delegaciones, etc.), el incremento de quienes hacen cierto trabajo "superespecial", es rechazado por estas personas, atrapadas en este freno a la creatividad suya y de sus colaboradores más cercanos.

Iluminacionistas

(No confundir con iluministas)

Para una parte de los "creativos", su creatividad se reduce a generar más y más ideas. (Suelen ser generadores y medio o simplemente generadores, ubicándose como tales en la pirámide y en la rejilla creativa. Ver artículos al respecto aquí mismo). Lamentablemente, sin poner en práctica ninguna o muy pocas aportaciones, de ahí su alta cantidad de productos, pero su bajo nivel de creatividad.

Quienes padecen de este freno, suelen involucrarse en cuanto grupo, proyecto, comité, equipo, red social, etc. se valore o se diga apreciar, a quienes tienen muchas ideas. En el mejor de los casos, si en tales conjuntos hay alguien que las tome en cuenta de veras, se llegan a utilizar en algo provechoso, o se quedan en el saco del olvido.

Estos sujetos están muy dispuestos a generar, pero no tanto a intentar poner en práctica. Es en esta fase conclusiva donde afloran todo tipo de justificaciones para no completar el proceso creativo y seguir "iluminados" eternamente. Disfrutan tanto del chispazo, que en cuanto el bombillo se apaga, ya están prestos a disponerse para la siguiente inspiración.

Por lo general, reciben muy poco beneficio por sus contribuciones, aparte del aprecio de sus admiradores y adulones, pero los bolsillos se los llenan otros más avispados y con menor ego.

¿Padeces algunos de estos bloqueos a tu creatividad? ¿Quienes de tus conocidos los sufren? ¿Qué opiniones, ejemplos y comentarios tienes al respecto? Exprésalos aquí y ayuda a que otros estén prevenidos.

Autor: M. Sc. Jorge Enrique Ojeda Matías
Rector de la Universidad Virtual Internacional (UVI)
Presidente de Ojeda Multiservices Corporation (OMC)

viernes, 4 de junio de 2010

La persona como sujeto y producto creativo

Los investigadores sobre el tema de la creatividad suelen enfocarse en el estudio de los sujetos creativos, o sea, quien crea, pero quizás no hayas leído artículo o trabajo científico alguno sobre la persona como producto creativo.

Tal vez el momento más antiguo (o uno de ellos) en el cual el ser humano es tratado como un resultado creativo, aparece en la Biblia (Antiguo Testamento), cuando en el Génesis, Dios crea primero al hombre y luego a la mujer.

Claro, el origen divino del hombre, su creación por un ser supremo, como es sabido, tiene una connotación religiosa y se interpreta como que el anónimo y creativo autor de ese conjunto de libros (entre ellos el mencionado del Génesis), se limitaba a plasmar la “palabra del Señor”.

Vistos como obras humanas, estos libros pudieran considerarse auténticas joyas creativas de la literatura y los escritores como personas de alto grado de creatividad, al punto que lo plasmado en ellos ha trascendido milenios, pero todo lo contrario si sus autores sólo son vistos como copistas al mero fin del dictado divino.

Los productos creativos no se limitan a ideas o cosas, bienes o servicios, soluciones u obras de arte, etc. sino que hasta alguien puede llegarse a convertir en el producto creativo de otros.

Un ejemplo de ello es la creación de la primera vedette de América, la hispano-cubano-americana-mexicana Rosita Fornés. Esta mítica leyenda viviente, eternamente bella pese a ser ya casi nonagenaria, fue el creativo resultado parcial de cada uno de sus grandes maestros de canto, baile, actuación, radio, cine, TV, teatro, drama, comedia, lírica, zarzuela...

No fue la primera vedette, pero sí la más grande. Su fama y adoración por el público aún perdura. Por lo general, la mayoría de los artistas destacan en uno o quizás algún otro ámbito del quehacer artístico. Pero una vedette tiene que saber al menos un poco de todo. Para sobresalir e incluso trascender, debe llegar a hacerlo todo o casi todo muy bien, como fue el caso de ese fenómeno creativo humano adorado por las multitudes: Rosita.

Por lo general estas grandes estrellas, como Cantinflas, Marilyn Monroe, entre otros, son también el resultado creativo no de uno, sino de un conjunto de directores, productores, escritores, guionistas, periodistas, compositores, artistas, biógrafos... quienes no sólo supieron detectar el talento de estas personas, en las diferentes etapas de sus carreras, sino contribuir a engrandecerlo, cada uno desde su esfera de actuación.

Datos personales

Mi foto
Fundador, Propietario y Presidente de Ojeda Multiservices Corporation (OMC), Rector de la UVI, Master en Educación Avanzada y excatedrático de la Universidad Pedagógica de La Habana "Enrique José Varona". Licenciado en Educación (equivalencia de Bachelor in Sciences of Education in USA). Especialista en Pedagogía, Psicología, Creatividad, Dirección turística, Opinión Pública y Medios de Comunicación.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.