viernes, 26 de diciembre de 2008

Las habilidades y el aprendizaje creativo.

En estos tiempos ha estado muy de moda el tema del desarrollo de habilidades en el proceso de enseñanza aprendizaje en las escuelas, en contraposición con concepciones precedentes que no le daban a este componente del contenido de la enseñanza un lugar de mayor relevancia como le corresponde.

Efectivamente, es muy importante y útil que los alumnos desarrollen numerosas habilidades, pero la gran preocupación por dicho asunto llevó a algunos teóricos a conclusiones erróneas que se han convertido en nuevos dogmas y que conllevan a limitaciones o frenos en cuanto a lo que el alumno debe aprender y el maestro enseñar, en especial en cuanto al aprendizaje creativo se refiere.

Así, se llegó a plantear y hasta a exigir que todos los objetivos de enseñanza tienen que ser formulados en términos de habilidades.

Dicho en otras palabras, de admitirse que esto tenga que ser simplemente así, equivaldría a decir que el único resultado esperado de la enseñanza, y por tanto del aprendizaje de los alumnos resultante de ella, sea la formación y desarrollo de habilidades.

No es difícil refutar el planteamiento de que todos los objetivos se tienen que formular en términos de habilidades, para lo cual expondremos algunos de los argumentos que descalifican tan absurda exigencia.

Primeramente, las habilidades no se forman ni se desarrollan de pronto. Requieren repetición, ejercitación, un proceso de perfeccionamiento, de automatización de algunos de sus componentes, eliminación de operaciones innecesarias, un dominio creciente de la ejecución, etc.

Si en un curso o asignatura se pretenden formar o desarrollar nuevas habilidades, los únicos objetivos que sí tienen que expresar estas habilidades necesariamente son los objetivos más generales de dicho curso o asignatura y no, por ejemplo, los objetivos de las primeras clases, donde la ejecución no se efectúa con el dominio requerido carácterístico de la habilidad.

Esto implica que hay objetivos parciales, de una clase o de un conjunto de clases, que es mejor formularlos en términos de operaciones, acciones, hábitos y otros componentes ejecutores cuyo logro es requerido para llegar a la formación y desarrollo de determinada habilidad.

Pero lo dicho no es lo esencial para este artículo.

Uno de los mayores perjuicios para la calidad del proceso de enseñanza aprendizaje que conlleva el dogmatismo respecto a las habilidades es el no percatarse de que, para la formación y desarrollo de habilidades, el tipo de aprendizaje requerido es básicamente reproductivo, por cuanto para una ejecución llegar al nivel de dominio carácterístico de la habilidad, ha de precederle un proceso de repeticiones, de ejercitación, esencialmente reproductivo.

En otras palabras, los cursos y asignaturas serían muy pobres si se limitaran únicamente a lograr como resultados principales formar y desarrollar habilidades.

Las habilidades que el alumno desarrolla pueden ayudarle en la obtención de productos creativos durante su aprendizaje.

Sin embargo, el aprendizaje creativo suele requerir también de otros componentes ejecutores, así como de la movilización por el sujto de otros recursos que no tienen que ser únicamente habildades.

Pero sobre todo, el objetivo de enseñanza creativo, el resultado esperado más o menos creativo del aprendizaje, no tiene que ser forzozamente la formación y desarrollo de una habilidad.

En otras palabras, un objetivo creativo de una clase no tiene que ser, por ejemplo, el resultado esperado respecto a cuán hábil el alumno pueda llegar a ser definiendo conceptos, sino que por sí mismo llegue a definir un determinado concepto, o sea, que elabore una definición propia, aún careciendo incluso de la habilidad para ello.

O digamos, cuán hábil sea solucionando problemas matemáticos similares utilizando el mismo procedimiento (objetivo reproductivo formulado como habilidad), en lugar de invitarlo a solucionar algunos de esos mismos problemas usando también combinaciones de otros procedimientos que no son los usuales para llegar a dichos resultados (objetivo de enseñanza creativo).

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

viernes, 12 de diciembre de 2008

El aprendizaje creativo de las matemáticas por los escolares

En muchos países y Cuba es uno de ellos, el aprendizaje de las matemáticas es un verdadero dolor de cabeza, tanto para los alumnos como para sus maestros y padres.

Entonces, hablar de creatividad en tal aprendizaje pudiera parecernos como pedirle peras al olmo.

Sin embargo, uno de los tantos recursos que se pueden utilizar para incentivar y facilitar la actividad de docentes, discentes y progenitores es precisamente introducir algunos cambios en el modo tradicional de la enseñanza de dicha asignatura, dándole al aprendizaje creativo el lugar que le corresponde.

Ilustremos lo dicho con algunos ejemplos.

Es el caso de las fórmulas y teoremas.

Con un enfoque meramente reproductivo del aprendizaje, estos contenidos se abordan básicamente de dos modos:

1. Simplemente se presenta la nueva fórmula o teorema a estudiar y se explica cuáles son sus elementos integrantes.

2. A lo anterior puede preceder la narración de cómo se llegó a dicho resultado por quién descubrió el teorema o la fórmula (o quien la reformuló o precisó), cosa que en la práctica puede ayudar a que dicho contenido sea para algunos alumnos más atractivo, pero para otros probablemente todavía más aburrido.

El aprendizaje creativo requiere abordar el mismo contenido de manera muy diferente.

Puede bastar con no decir desde un inicio cuál es uno de los elementos de la fórmula o teorema y, por tanto, se torna necesario “descubrir” cuál es este componente faltante.

Para ello se pueden proponer varios, tanto por el profesor como por los alumnos y analizar la posibilidad de que alguno de ellos permita completar la fórmula o el teorema.

Aunque ni la fórmula, ni el teorema, ni sus componentes y quizás ni las técnicas o métodos de aprendizaje empleados sean del todo originales, pues ya son el fruto de aportes anteriores de otros, sí son obtenidos por vez primera por los alumnos y, por tanto, para ellos sí resultan productos creativos al nivel de su aprendizaje, lo cual como sabemos no es un alto nivel de creatividad, pero constituye al fin y al cabo un típico producto creativo del proceso de enseñanza aprendizaje.

Prever tal tipo de resultados es lo esencial en los objetivos creativos de enseñanza, lamentablemente tan infrecuentes todavía hoy día. Su formulación constituye una habilidad básica a ser desarrollada por todo maestro que aspire a educar la creatividad en sus alumnos.

También algunos problemas matemáticos suelen tener diferentes maneras de ser resueltos, tanto mediante el nuevo contenido, como usando conocimientos de temas anteriores, agregando o suprimiendo pasos, siguiendo vías distintas, etc.

Estimular la búsqueda por los alumnos de estas otras formas diferentes de llegar a la solución, tanto durante la clase como en las tareas para la casa o para el tiempo de autoestudio, es pasar al terreno del aprendizaje creativo.

Cada alumno que llegue por sí mismo por vez primera en su vida a alguna de esas diferentes maneras de solucionar el problema, ha obtenido un producto creativo para sí, lo logró mediante un proceso también creativo, movilizando su potencial creativo, o sea, las cualidades suyas, las técnicas y condiciones que le permitieron arribar a dicho resultado creativo.

En estos ejemplos se aprecia la interrelación entre el objetivo creativo, la potencialidad creativa del contenido de enseñanza aprendizaje y el uso también de métodos creativos de enseñanza aprendizaje.

Cuando era estudiante, una de mis materias favoritas era precisamente la matemática. Afortunadamente tuve maestros y profesores que quizás sin saberlo, estimulaban mi creatividad precisamente enseñando como he descrito aquí y siempre les estaré muy agradecido por ello, pues hicieron lo contrario de lo que suele plantearse respecto a la enseñanza tradicional y no pocas de las corrientes más actuales de aprendizaje, como sepultureras de la creatividad, al no rebasar el aprendizaje meramente reproductivo y otorgar malas calificaciones a quien halló una manera distinta a la esperada de llegar a un resultado.

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

lunes, 22 de septiembre de 2008

LA CREATIVIDAD, NUEVAS PERSPECTIVAS

La creatividad tradicionalmente en sus definiciones ha sido considerada como una capacidad y una habilidad de pensamiento que lleva al ser humano a generar una producción original y novedosa, y en concordancia con estos planteamientos también se estima como un producto, por cuánto la creatividad, se manifiesta en los resultados y materializaciones de la idea. Esta concepción enraizada en un paradigma esencialmente positivista, ha orientado los estudios a la búsqueda de la caracterización de la persona creativa y al desarrollo y aplicación de instrumentos para medir y fortalecer tanto la conducta y el comportamiento creativo, como a fortalecer en el individuo habilidades y destrezas para el logro de competencias que lo lleven a la obtención de frutos originales y valiosos. En general nuestra educación y ejercicio disciplinar han estado cobijados por esta visión, etiquetando al sujeto como procesador mental, generador de productos y actor de entrenamiento, en una visión aunque válida, limitada y reduccionista de la creatividad.

Esta visión, está siendo superada con la apertura de nuevos paradigmas referidos a las formas de pensar y a las maneras de hacer ciencia que con el mismo rigor y validez, pero desde distintos enfoques comprensivos y emancipadores, y aún explicativos pero flexibles a lo múltiple y trascendente de lo humano, han logrado abrir caminos al estudio y desarrollo de la creatividad con una visión más allá del estructuralismo y el funcionalismo, y son aquellos que concitan la vivencia en una dinámica integradora, nuevas rutas de acercamiento a la creatividad que sobrepasan el ámbito instrumental y la utilización de caminos basados sólo en leyes fundadas en nuestra precaria percepción, dejando de lado potencialidades y senderos que con igual rigor nos apoyan la pregunta por nosotros mismos y la interacción del sujeto con el cosmos.

M.Tirado (1998) plantea que la creatividad sólo es posible comprenderla en una permanente construcción en la dignidad de la existencia y en un acto creador el cual requiere primero de un hombre interrogado por sí mismo y el medio circundante, que además exige el libre juego de enfrentarse a un acto de comprensión abierto, sin ataduras en el que logre una posibilidad permanente de encuentro con el todo. Plantea cómo muchas personas limitan la creatividad o la paramentan y la confunden de manera corriente con la recursividad, habilidades o técnicas.

G. Aldana (1996) plantea al referirse al análisis de nuevas búsquedas sobre el estudio de la creatividad, al nacimiento de la tercera generaciión, la primera la define como la del pensamiento creativo, la segunda como la estrategia creativa, la tercera la concibe como la del vivir creativo, en el reconocimiento de la posibilidad de nuevas formas de abordar el conocimiento y en el entendimiento de que gran parte de los impedimentos creativos, no son necesariamente de origen racional a nivel de pensamiento y se derivan en buena medida, de no preguntarnos por quiénes somos, para qué somos y qué papel asumimos. Esto plantea, la necesidad de incorporarnos a la vivencia, fundamentada en la actitud, el goce y el disfrute, en la armonización de las facetas de la vida, en la voluntad de encontrar nuestros propios puntos cardinales, y en la fortaleza de vivir de manera coherente; un tipo de creatividad más integral, que transita sendas alternas a las del pensamiento y al de las estrategias de solución de problemas y técnicas de creación.

J. Parra (1996) expone en relación a los estudios sobre creatividad, que se manifiestan nuevas tendencias desde distintos enfoques y disciplinas, que podrían ofrecer nuevos caminos a la investigación de la creatividad, al respecto dice: "…Estas tendencias han surgido con mayor fuerza de los campos como la antropología, la semiótica, la comunicación, la psicología cultural, la historia de las mentalidades, la ética, el constructivismo cultural y hasta de la geometría fractal o los modelos matemáticos probabilísticos, todos ellos en nuestro concepto tratando de hacer aproximaciones menos deterministas y lineales al hombre y al pensamiento.”

Igualmente expresa que en estas nuevas perspectivas, se espera que encontraremos pistas para entender mucho mejor el pensamiento creativo, lo cual al parecer está mucho más ligado a lo plausible, al azar, al mundo de las intenciones y al de las metáforas, que a los modelos tradicionales de descripción y explicación conceptual del mundo.
En la red de Pensamiento Complejo, en referencia a la concepción de la creatividad, se expresa que ésta empieza a verse desde algunas teorías como un hecho ontológico más que cognitivo, enfatiza que es la presencia del ser humano ante su realidad la que importa y no tanto su eficacia sobre ella. Sustenta que es el ser total el que participa en el evento creativo y esto define el carácter de ese evento, y que no es sólo un problema de saber y conocimiento, puesto que en este acto el hombre se torna transformador y creador de ámbitos, y esto es dado porque participa de la dinámica real de la vida, que es la dimensión del caos y el desorden.

En apoyo de estos plantamientos, J. V. Rubio expone la aparición de diversos argumentos en torno a esto: “…aparición de mensajes, en este sentido, en " la creatividad en los márgenes " del psicólogo German Rey (1993), en la propuesta por una " Fantástica " (una disciplina que Gianni Rodari pretende construir), en las combinatorias tipo Beta de Carlos Vasco (1991), que nos recuerdan las asociaciones múltiples de Gruber y en fin la quiebra de la simetría de la perfección por fluctuaciones de Escher, la reflexividad de Varela, los Deslizamientos Creativos de Hofstadter y en las novisimas propuestas de la creática.”

En este mismo sentido, sobre la reflexión orientada a flujos y fusión de fuerzas desencadenadoras de la manifestación creativa, sintetizadas como energía producto de la dinámica del ser interior y el medio circundante. S. De La Torre (2006), como parte de la introducción a la obra: Comprender y Evaluar la Creatividad, plantea: “La energía, el flujo vibracional en términos de Sheldrake, Prigogine y Bohm, es el punto de encuentro entre la naturaleza creativa que evoluciona movida desde dentro por un tipo de “conciencia cósmica” y la creatividad que transforma a través del flujo psicosocial, fruto de la interacción entre la fuerza interior y el medio. Dos formas de energía de las múltiples manifestaciones o emergencias de la conciencia. Conciencia y energía nunca se pierden, se transforman.”

En síntesis la concepción de creatividad que hasta hace poco la abordábamos como proceso resolutivo, como capacidad, habilidad, o producto, está siendo superada. Las teorías de la múltiples inteligencias, el sentipensar como estrategia integradora propuesto por De La Torre (2001), la inteligencia emocional y el aprendizaje multidimensional, nos inducen a contemplarla como una dimensión humana integral y compleja, como una manera simultánea de ser, querer, pensar y hacer en interacción permanente con la vida, en la cual interviene un proceso tanto cognitivo-afectivo como energético en estrecha relación con la dimensión ambiental transformadora del sujeto y el objeto, para la generación, desarrollo y disfrute de manifestaciones nuevas, pertinentes y relevantes a distintos niveles; expresivos, recreativos o inventivos, que son simplemente un juego en la búsqueda de lo dignificante y trascendente.

El fortalecimiento y desarrollo de la creatividad, ya no se apoya solamente en el conjunto de guías, instrumentos, técnicas y estrategias, estos van de la mano con la aceptación, comprensión y construcción integral del ser humano y su relación con el medio circundante, relaciones físicas, emocionales, energéticas, que construyen mundos posibles. La Física desde la cuántica aporta nuevos elementos para la comprensión de la creatividad; la Biología nos ofrece la posibilidad de establecer una trama de relaciones funcionales complejas del genoma y de la red de funcionamiento cerebral y la relación mente entorno; la Psicología nos ofrece posturas más allá de lo personal para la compresión del ser humano como un todo expresivo de su energía interior entramada con un todo universal y energético; la Educación, nos presenta un ser complejo, por descubrirse y construirse con gran potencialidad, pero inacabado y aprendiz, esto sólo por citar algunas vertientes que nos hacen vislumbrar una cuarta generación de la creatividad.

Autor: Carlos Alberto González Quitian.
Mgs. Desarrollo Educativo y Social.
caralgonza@gmail.com

miércoles, 17 de septiembre de 2008

La rejilla creativa

De la combinación de las dimensiones cuantitativa y cualitativa de los productos creativos se puede obtener un gráfico en forma de reja, en el cual podemos ubicar a los sujetos que han obtenido esos resultados creativos y percatarnos de cuán diferentes pueden ser las situaciones de unos u otros sujetos creativos.

Tal rejilla creativa tiene un valor diagnóstico como instrumento para evaluar la creatividad de los sujetos y estratégico para determinar los pasos a dar para fomentar el desarrollo de los aspectos que pueden favorecer un mayor nivel de creatividad de los productos logrados por el sujeto (en caso de que sea bajo o medio y se desee elevar el nivel) o facilitar el desarrollo de una mayor fluidez creativa, en caso de que la cantidad de productos creativos generados por el sujeto sea escasa o menor de lo esperado o deseado.

Esta rejilla creativa es utilizable para distintos tipos de sujetos: individuos, grupos, empresas, instituciones, comunidades, países, etc.

Se pueden destacar cinco puntos de la rejilla creativa, correspondientes a cuatro situaciones extremas muy típicas y una intermedia entre todas ellas:

Hipercreativo: Muchos resultados creativos y de un nivel de creatividad muy alto.

Generador: Muchos resultados creativos, pero de un nivel de creatividad bajo.

Iluminado: Pocos resultados creativos, aunque de un nivel de creatividad elevado.

Dormido (Hipocreativo): Muy pocos resultados creativos y de un nivel de creatividad muy bajo.

Mesocreativo: Ni muchos ni pocos resultados creativos y de un nivel de creatividad ni alto ni bajo.

Gráficamente lo podemos ilustrar como sigue:

Figura # 1. Rejilla creativa (puntos extremos y medio).
En otros cuatro puntos de la rejilla, intermedios respecto a los anteriores, se ubican sendos sujetos típicos:

Medio generador: Ni muchos ni pocos resultados creativos y con un bajo nivel de creatividad.

Medio iluminado: Pocos resultados creativos y de un nivel de creatividad ni alto ni bajo.

Generador y medio: Muchos resultados creativos y de un nivel de creatividad ni alto ni bajo.

Iluminado y medio: Ni muchos ni pocos resultados creativos, sin embargo, de un elevado nivel de creatividad.

El segundo gráfico nos puede ayudar a ubicarlos:

Figura # 2. Rejilla creativa (puntos intermedios).
¿En qué lugar de la rejilla creativa te ubicas?

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

jorge.ojedamatias@gmail.com

Nota: El contenido de este artículo forma parte de los cursos por email Evaluación de la creatividad y Estrategias para el desarrollo de la creatividad

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Enfoques cuasiholísticos y holísticos sobre creatividad

¿Cuáles son los enfoques más actuales sobre creatividad y con mayor nivel de integración?

En estos momentos son cada vez más los autores que están asumiendo modelos más integradores en sus estudios acerca de la creatividad. No todos logran una elevada integración, pero se aprecia el intento. También uno puede creer que ha arribado a una concepción muy completa y afortunadamente los aportes de otros esclarecen que aún queda mucho camino por andar.

Hemos denominado cuasiholísticos o pseudoholísticos a los puntos de vista claramente incompletos, para diferenciarlos de los holísticos, los cuales aparentemente sí logran una máxima integración de los componentes esenciales a la creatividad.

¿Por qué cuasiholístico o pseudoholístico?

Porque se trata de una integración parcial, incompleta, es decir, que no llega a ser holística aunque esa sea su pretención. Van ganando preferencia en los últimos tiempos por ser concepciones más completas que intentan una mayor integración, pero que lamentablemente no abarcan todos los aspectos de la creatividad, aunque sí a varios de sus elementos.

¿En qué se distinguen de los modelos precedentes?

En lugar de centrar su atención únicamente en un aspecto como es el caso de los cuatro enfoques tradicionales y en los minienfoques derivados de ellos ya analizados, o en dos o más aspectos parcialmente, tal y como se hace en los otros cuatro enfoques relativametne recientes, en el enfoque pseudoholístico se intenta una integración, mediante la combinación total de dos o más elementos, sin enfatizar en uno u otro.

Generalmente los aspectos vinculados por estos investigadores son las personas creativas y las condi­ciones favorecedoras o no de su creatividad, aunque hay autores que de alguna manera asocian el producto creado con el sujeto que lo creó. Por eso es menester poner de relieve la existendia de tres subenfoques aquí:

1. La creatividad como potencialidad
2. La creatividad como integración al nivel personológico
3. La creatividad como algún vínculo entre lo creado y quien lo crea

¿Por qué concebir la creatividad como una potencialidad es un subenfoque del pseudoholístico?

Precisamente por limitarla a lo potencial y no comprender que la creatividad está también en la realización de dicho potencial en el producto creado.

A continuación, algunas definiciones para ilustrarlo:

- La potencialidad transformativa de la persona, basada en un modo de funcionamiento integrado de recursos cognitivos y afectivos, caracterizado por la generación, la expansión, la flexibilidad y la autonomía (A. González).

- Potencialidad que es expresión de la reflexión personal (A. R. Martínez).

- Potencial humano... (J. Betancourt)

¿Por qué concebir la creatividad como integración al nivel personológico es un segundo subenfoque del pseudoholístico?

Porque se enfatiza en una integración de componentes básicamente cognitivos y afectivos, como se aprecia en la definición de A. González y A. Mitjáns, aunque hay autores que añaden otros elementos como J. Betancourt y M. Lefcovich, pero sin rebasar el nivel de la personalidad creadora, como se aprecia en lo planteado por los mencionados:

- La potencialidad transformativa de la persona, basada en un modo de funcionamiento integrado de recursos cognitivos y afectivos...(A. González).

- Proceso en el cual se expresa el vínculo de los aspectos cognitivos y afectivos de la personalidad (Mitjáns).

- Potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivos, intelectuales y volitivos... (J. Betancourt)

- Habilidad, descubrimiento, aptitud, cualidad, actitud, audacia de conseguir y aplicar métodos diferentes, de repensar y recrearse permanentemente y por sobre todas las cosas, ser competitivo y competente. Resultado de combinar tres elementos, la capacidad de pensar creativamente sumado a la pericia y la motivación (M. Lefcovich).

Mitjáns la concibe como una construcción compleja del sujeto, un proceso de la personalidad que expresa la unidad de lo cognitivo y lo afectivo, tiene en su base un fuerte impulso motivacional y es expresión de la personalidad en su función reguladora.

¿Por qué concebir la creatividad como algún vínculo entre lo creado y quien lo crea es otro subenfoque del pseudoholístico?

Aunque tanto J. Betancourt como A. R. Martínez y A. Mitjáns focalizan la creatividad en la personalidad creadora, también expresan que hay algún nexo con el producto obtenido por el sujeto creador, pero sin llegar a percatarse del carácter de ley de tales vínculos, lo cual se evidencia en sus definiciones de creatividad:

- Potencialidad para la búsqueda o producción de algo nuevo, socialmente valioso, que es expresión de la reflexión personal y que no puede ser alcanzada directamente, por el camino de la conclusión lógica, ni por cualquier otro tipo de regla establecida claramente con anterioridad (A. R. Martínez).

- Potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivos, intelectuales y volitivos, que a través de una atmósfera creativa se pone de manifiesto, para generar productos novedosos y de gran valor social y comunicarlos, transcendiendo en determinados momentos el contexto histórico social en el que se vive. (J. Betancourt)

- Proceso de descubrimiento o de producción de "algo nuevo" que cumple exigencias de una determinada situación social, en el cual se expresa el vínculo de los aspectos cognitivos y afectivos de la personalidad (Mitjáns).

Enfoque holístico.

Este enfoque procura una integración total, una visión más completa, integral de la creatividad. En él la atención se centra no en uno o varios elementos, sino en la integración de todos.

Una definición de creatividad que pretende lograr este enfoque es la siguiente:

- Proceso de obtención de algún producto original (al menos para quien lo logró), con algún significado social (por lo menos poten­cialmente) y en determinada relación con la movilización o utilización por el sujeto de los recursos o elementos potenciadores requeridos para tal resultado (Ojeda).

¿Por qué ésta es una definición más holística y explicativa?

Es una conceptualización con un nivel de integración superior a las restantes, más holística y explicativa al rebasar el nivel descriptivo por quedar establecidas en ella las dimensiones potencial y realizada de la creatividad (que a la vez integran todo un conjunto de elementos) y sus vínculos legítimos (su unidad y el paso de lo potencial a lo realizado gracias a la movilización por el sujeto de ese potencial en función de alcanzar el producto creativo).

O sea, se trata de una concepción de creatividad donde se establecen al menos dos niveles fundamentales de integración:

El primero, al nivel de cada una de las dos dimensiones de la creatividad: lo potencial y lo realizado, pues el concepto creatividad potencial integra factores como las cualidades del sujeto, las condiciones y las técnicas, mientras que en el concepto creatividad realizada se integran el conjunto de elementos característicos de todo producto creativo.

Un segundo y superior nivel de integración está constituido por los vínculos con carácter de ley entre lo potencial y lo realizado de la creatividad, que no se aprecian en los restantes enfoques.

Cada enfoque ha tratado de esclarecer el significado que tiene para la creatividad el o los elementos en que concentra la aten­ción o las relaciones entre dichos elementos.

A medida que se han ido adoptando nuevos y variados puntos de vista para el estudio de la creatividad se ha enriquecido el conocimiento que de ella se tiene. El surgimiento de la necesidad de sistematizar este saber mediante concepciones más integradoras no niega el valor de continuar abordando aspectos más puntuales en cuya profundización cada vez mayor se han de apoyar constantemente los modelos más holísticos.

Las consideraciones realizadas nos previenen ante concepciones sobre creatividad en que se reduce el todo a la parte, pues la conciben únicamente como:

- Un proceso individual y no también grupal, institucional, etc.

- Algo significativo sólo para el individuo y no para la sociedad (o a la inversa).

- La resolución de problemas y no así su detección.

- La percepción, pensamiento o imaginación creadora, cuando la creatividad no se limita a alguno de estos procesos.

- Un conjunto de técnicas, a pesar de no ser únicamente técni­cas y de que no siempre basta con ellas.

- Una propiedad inherente al producto y no así al sujeto que ha logrado tal producto, o a la inversa como potencialidad del sujeto.

- Una aptitud, habilidad, capacidad, actitud o conjunto de cuali­dades y procesos.

La creatividad es una construc­ción aún más compleja del sujeto, implicando éstos y otros aspec­tos, tal que no se limita ni al sujeto creador ni al producto creado y mucho menos a las técnicas usadas u otro factor.

(Adaptado de Ojeda, J.: Creatividad. Enfoques, evaluación, estrategias. Editorial Inspiración, Santiago de Cuba, 2001 y ¿Qué enfoques se han utilizado al estudiar la creatividad? en Chocolatte: Creatividad e Innovacion , 2008).

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

jorge.ojedamatias@gmail.com

Nota: El contenido de este artículo forma parte del segundo tema del curso gratis por email Nociones de creatividad

lunes, 8 de septiembre de 2008

Creatividad por correo electrónico

No se trata sólo de leer, sino de aprender cuestiones esenciales a la creatividad, sin tener que trasladarse ni el profesor ni los participantes del curso a otro lugar para estar cara a cara.

Es la posibilidad de estudiar aspectos de su interés desde la comodidad del hogar, la bilbioteca, la oficina o desde donde la persona se encuentre con su laptop o celular.

Aprender no es únicamente leer, tratar de entender y recordar. Hasta ahí uno lo que ha hecho es informarse. Tampoco escuchar como suele ocurrir en algunas aulas, donde el maestro habla y habla, incluso con mucha elocuencia y sapiencia (al menos en cuanto a la materia de su especialidad, aunque quizás con enorme ignorancia de la pedagogía y la psicología de la enseñanza y el aprendizaje) y no por ello se garantiza que quienes le escuchan, por muy inteligentes y dotados que sean, aprendan todo lo esperado y requerido.

Hay cosas para cuyo aprendizaje no basta lo anterior, sino que requieren de vivencias, ejercicios, tareas, metas, ilustraciones, ejemplos, preguntas y respuestas, autoevaluación, corrección, supervisión, trabajo en equipo, consultas, interacción, comunicación, etc.

La idea de un curso por email se reduce para muchos a algo así como un artículo noticioso, mediante el cual se informa al participante de los temas a tratar, se expone el contenido de dichos temas, a veces subdividido en epígrafes y acompañado de alguna que otra foto. Podemos hallar muchos “cursos” así. Es la concepción tradicional, atrasada y poco efectiva de concebir al profesor como fuente de información y al alumno como una grabadora reproductora de carne y hueso.

Asfortunadamente la capacidad humana de enseñar y de aprender es muy superior a esto.

Con el envío de la PRUEBA DE ENTRADA, mediante un fichero adjunto en Word, comenzó el pasado viernes 5 de setiembre de 2008 el curso por email, corto, gratis, introductorio Nociones de creatividad y con ello la Universidad Virtual Internacional (UVI) inaugura su línea de cursos por email, en la modalidad gratis, la cual no será la única, pues están previstas al menos otras dos: los cursos de precios muy módicos, al alcance de todos los bolsillos y un tercer grupo de cursos, ya con precios razonablemente más altos, por ser de un nivel de profundidad y especialización más elevado.

Los cursos (o talleres, seminarios, ciclos de conferencias, etc.) más conocidos son los presenciales, o sea, aquellos en que el profesor y los participantes coinciden en un mismo lugar y pueden tener alguna interacción directa entre ellos, incluso cara a cara.

Hay un segundo tipo de cursos denominados no presenciales, en los cuales los alumnos no tienen que estar ante el profesor y tampoco es imprescindible que se conozcan entre ellos. Es el caso de los cursos a distancia, por correspondencia, vídeo, CDs, casettes, online, mediante video conferencias por Internet, por email y otros.

Cada tipo y modalidad de curso tiene sus ventajas y desventajas.

En la UVI pretendemos potenciar las ventajas de cada modalidad utilizada.

El nuevo curso Nociones de creatividad está concebido con rigurosos criterios de calidad, siendo a la vez creativo e innovador por sí mismo, además de proponerse la obtención de resultados creativos por los participantes, no sólo de manera individual sino también grupal, en especial a partir de sus temas tercero y cuarto.

Es útil tanto para principiantes como especialistas, expertos, investigadores y profesores dedicados al estudio de la creatividad y la innovación. Igualmente para los profesionales y aficionados de cualquier área del conocimiento, por cuanto la creatividad no es privativa de unas pocas esferas o personas, sino que no le es ajena a ninguna.

Por el contrario es muy necesaria para artistas, científicos, técnicos, deportistas, educadores, padres, estudiantes, comunicadores, empresarios, empleados, dirigentes, vendedores, propietarios, amas de casa, diseñadores, escritores, periodistas, guionistas, compositores, músicos, pintores, escultores, arquitectos, ingenieros, actores, escenógrafos, teatrólogos, cineastas, economistas, políticos, inversionistas, rentistas, jugadores, cibernautas, blogueros, pobres, millonarios, capitalistas, socialistas, hoteleros, cocineros, cantineros, comerciantes, detectives, realizadores, asesores, consultores, estilistas, informáticos, bailarines, inventores, innovadores, publicistas, psicólogos, sociólogos, guerrilleros, alcaldes, gobernadores, presidentes, ministros, funcionarios, edecanes, ayudantes, en fin, en todas las áreas del desempeño humano.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Enfoques recientes sobre creatividad que intentan alguna integración, abordando parcialmente dos o más de los modelos tradi­cionales.

La limitada visión sobre la creatividad de los enfoques tradicionales al enfatizar en uno solo de sus elementos, se ha tratado de superar mediante concepciones que investigaron las relaciones entre estos aspectos de la creatividad que fueron abordados antes sin tener en cuenta los vínculos entre ellos.

Así encontramos enfoques con distinto nivel de integración, comenzando por los de una menor integración hasta concepciones mucho más completas.

Analizaremos primero el grupo que alcanza una mínima integración, por sólo estudiar pocos vínculos y entre únicamente algunos de los componentes de la creativiad.

¿Cuántos y cuáles son los enfoques recientes con esta mínima integración, es decir que abordan parcialmente dos o más de los modelos tradi­cionales?

Son también cuatro los enfoques relativamente recientes los cuales abordan no un elemento, sino más bien parcialmente dos o más de los aspectos estudiados en los modelos tradi­cionales, enfatizando en lo social, el grupo, el problema o las técnicas.
Estos enfoques más o menos recientes, ni se reducen a alguno de los cuatro tradicionales, ni llegan a integrar completamente a dos o más.

ENFOQUE SOCIAL.

Para los investigadores con este enfoque social, lo primoridal es el papel de los otros en calidad de jueces de si hay o no creatividad.

El enfoque centrado en lo social destaca y en algunos casos hasta exagera el papel de la etapa final del proceso creativo, al punto de considerar que un producto, aunque tenga el resto de las característricas consideradas como inherentes a los productos creativos, no sería aceptado como tal si no se considera valioso, útil para la sociedad o más precisamente para quienes se proclaman como jueces de lo que es o no socialmente vailoso.

Este enfoque no se limita ni a la valoración del producto, ni al papel de las condiciones de tipo social, etc. Tampoco se reduce al grupo, pues se refiere también a conjuntos mayores como lo es toda la sociedad.

Entre los autores donde se hace este énfasis en lo social están Betancourt, Mitjans, Martínez, Rickards, Trujillo y Adler como se puede apreciar a continuación en sus definiciones:

- Proceso que permite nuevas combinaciones de conceptos, signifi­cativos para el profesional o su ambiente (Rickards).

- Generación de ideas y/o productos materiales nuevos, de manera espontánea, que sean valiosas respecto a los requerimientos de la situación del medio o de los objetivos perseguidos (Trujillo).

- Utilidad suprema. A la fuerza creativa del individuo se subordinan todos los otros aspectos de la creatividad (Adler).

- Potencialidad para la búsqueda o producción de algo nuevo, socialmente valioso... (A. R. Martínez).

- Proceso de descubrimiento o de producción de "algo nuevo" que cumple exigencias de una determinada situación social... (Mitjáns).

- Potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivos, intelectuales y volitivos, que a través de una atmósfera creativa se pone de manifiesto, para generar productos novedosos y de gran valor social y comunicarlos, transcendiendo en determinados momentos el contexto histórico social en el que se vive. (J. Betancourt)

ENFOQUE GRUPAL

El enfoque grupal no se circunscribe a las condiciones. Destaca la necesidad de analizar al grupo también como sujeto creador y no únicamente al individuo.

En él se aborda al grupo no sólo en cuanto a su influencia en la creatividad de sus miem­bros, sino como sujeto que crea y las características grupales, que posi­bilitan más o menos la creatividad.

Los investigadores con este enfoque pueden encontrarse tanto entre quienes estudian la creatividad en el pequeño grupo como en conjuntos mayores: institución, empresa, comunidad, etc.

Uno de los autores donde se evidencia este enfoque es Pablo Lira, al expresar respecto a la creatividad y la innovación lo siguiente:

- proceso que emerge de la experiencia de aquellos que en la organización, hacen posible el proceso de creatividad e innovación y adicionalmente, como vinculado a la estrategia de la empresa. Por ello se sostiene que la innovación no llega por azar, la llegan! (P. Lira).

ENFOQUE PROBLEMICO

En este enfoque se incluyen quienes al estudiar la creatividad hacen énfasis en el problema, no sólo refiriéndose a su solu­ción (proceso y producto) como hace la mayoría, sino también a su detección. O sea, encontrar problemas puede ser igualmente un producto creativo.

No existe una identidad entre proceso creativo y proceso de solución de problemas. Ello está dado no sólo por el hecho de que la detección de problemas - y no sólo la solución – es también un proceso y producto creativo, sino además por el hecho de que hay un tipo de problemas (los denominados cerrados, formalizados o estructurados) que no requieren de solución creativa, la cual es propia únicamente de los denominados problemas abiertos, o no estructurados, no formalizados.

Por tanto, este enfoque aborda el problema, su detección y solución creativa, las fases crea­tivas de este proceso.

La concepción de la creatividad únicamente como solución creativa de problemas puede ser considerada como un subenfoque dentro de éste.

La influencia de tal concepción de la creatividad como solución de problemas se aprecia en planteamientos de distintos autores como estos:

- Forma de solucionar problemas mediante intuiciones o combinación de ideas, provenientes de campos muy diferentes de conocimientos (Gagne).

- Proceso de lo que hace a uno sensible a los problemas, deficien­cias, grietas o lagunas en los conocimientos, y lo lleva a iden­tificar dificultades, buscar soluciones, hacer especulaciones o formular hipótesis, comprobar, ensayar y modificarlas si es necesario, y a comunicar los resultados (Torrance).

- Transformación de elementos asociativos creando nuevas combinaciones, que responden a exigencias específicas o que de alguna manera resultan útiles. Cuanto más alejados están entre sí los elementos de la nueva combinación tanto más creativos son el proceso o la solución (Mednik).

- Resolución de problemas en que la información necesaria no aparece disponible en su totalidad (Minsky).

- Una persona creativa es aquella que puede descomponer una situación o problema de forma opuesta a la mayoría y que, a la vez, producto de ese análisis singular, halla respuestas o modificaciones novedosas. Dicha solución sólo se considerará realmente creativa si resulta útil y productiva, si acarrea más beneficios que los procedimientos anteriormente usados (A. Orbegoso).

- Capacidad de creación de elementos nuevos y dinámicos o de solución de problemas, en entornos en donde los recursos o instrumentos son escasos y limitados, y en donde se debe usar el potencial mental para llegar a soluciones adecuadas (A. Jáuregui).

- Enfrentar las nuevas situaciones con nuevas respuestas (o soluciones) que respondan mejor a las nuevas condiciones (C. L. Soriano).

- Actitud y técnica de brindar soluciones nuevas en problemas complejos y abiertos (Palao).

Una definición de la creatividad no sólo como solución, sino también como detección del problema es la siguiente:

- Proceso o facultad que permite hallar relaciones novedosas partiendo de informaciones ya conocidas. Abarca no sólo la posi­bilidad de solucionar un problema ya conocido, sino también la posibilidad de descubrir un problema allí donde el resto de las personas no lo ven (Chibás).

ENFOQUE TECNICO

En este enfoque las técnicas no son vistas únicamente como parte de los recursos con los cuales cuenta o no el suje­to creador, o cuyo mayor o menor dominio está entre las condiciones facilitadoras o no de la creatividad, sino como uno de los ele­mentos de todo proceso creativo (incluidos la solución y detec­ción de problemas; las hayamos identificado ya o no). Vale aclarar que la creatividad ni es solamente técni­cas ni siempre basta con ellas.

Los investigadores con este enfoque concentran su atención en las técnicas individuales y grupales; en algunas o en el conjunto de ellas, con las cuales se puede obtener algo nuevo, como se aprecia en las definiciones que aparecen a continuación:

- Actitud y técnica de brindar soluciones nuevas en problemas complejos y abiertos (Palao).

- Aptitud para crear, hacer o pensar cualquier cosa nueva. Conjun­to de las técnicas que pretenden producir este efecto buscando reproducir el proceso que conduce al nacimiento de la idea (Boulvin).

- Audacia de conseguir y aplicar métodos diferentes (M. Lefcovich).

(Adaptado de Ojeda, J.: Creatividad. Enfoques, evaluación, estrategias. Editorial Inspiración, Santiago de Cuba, 2001 y ¿Qué enfoques se han utilizado al estudiar la creatividad? en Chocolatte: Creatividad e Innovacion , 2008).

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

jorge.ojedamatias@gmail.com

Nota: El contenido de este artículo forma parte del segundo tema del curso gratis por email Nociones de creatividad

miércoles, 27 de agosto de 2008

Principales enfoques tradicionales sobre creatividad

¿Qué diferencia a los enfoques tradicionales de otros enfoques sobre creatividad?

Lo que distingue a los enfoques tradicionales en el estudio de la creatividad (en comparación con otros enfoques) es precisamente el énfasis en un solo elemento, ya sea la persona creativa, el producto, el proceso o las condiciones.

Por el contrario, los enfoques no tradicionales no concentran su atención en un solo aspecto de la creatividad, sino en dos o más de ellos, en sus vínculos.

¿Por qué es importante percatarnos del enfoque asumido por cada autor?

Para quien aspire hoy en día a ser un especialista o experto en cuestiones de creatividad es esencial que pueda distinguir entre estos tipos de enfoques, identificar cuál es el enfoque asumido por cada autor, si centró su atención en un solo aspecto y cuál es ese aspecto o si investiga la relación entre varios elementos de la creatividad, identificando cuáles son dichos aspectos vinculados, si logra una integración mayor o menor de esos componentes. O sea, reconocer cuál es el enfoque asumido y por tanto, lo que tiene de valioso y sus insuficiencias o limitaciones.

¿Cuántos y cuáles son los enfoques tradicionales?

Tradicionalmente han sido cuatro los enfoques principales en el estudio de la creatividad. Cada uno centra la atención en un aspecto: la persona creativa, el producto creativo, el proceso creativo o las condiciones que facilitan o no la creatividad.
PRIMER ENFOQUE TRADICIONAL.

Los autores que lo asumen focalizan sus estudios en la persona creativa. Así han investigado las cualidades, características, elementos o procesos psicológicos subyacentes que posibilitan o favorecen la creatividad.

Actualmente se considera que hay cerca de veinte cualidades que, de poseerlas, pueden ser propiciadoras de la creatividad de un individuo y entre ellas están el ser flexible, generador, abierto, comunicativo, arriesgado, tenaz, iinconforme, imaginativo, reflexivo y otras.

Entre las definiciones de creatividad pertenecientes a este enfoque están las siguientes (los términos en cursiva nos ayudan a identificarlo):

- Expresión de lo que se tiene dentro de sí (Mattisse).

- Expresión del hombre normal en el acto de afirmarse a sí mismo; representación del más alto grado de salud emocional. Es un encuentro (May, existencialista).

- Medio para que el individuo reduzca sus tensiones por apertura hacia el mundo exterior (Schachtel, existencialista).

- Capacidad, habilidad, actitud ante las personas y los hechos; arte de utilizar la imaginación con inteligencia (Torre).

SEGUNDO ENFOQUE TRADICIONAL.

Los investigadores cuyos aportes clasifican en este grupo se han dedicado al estudio del producto creativo, precisando sus características, como la originalidad y la eficacia, entre otras, lo cual ha ayudado a determinar si un producto es cretivo o no, así como cuán creativo es.

Algunas definiciones de creatividad con este enfoque son:

- Capacidad humana para innovar; lo cual significa generar ideas y esquemas, hechos y materiales, que resulten novedosos y signifi­cativos (Guerrero).

- Capacidad de elaborar productos originales, encontrar soluciones novedosas, "ver lo que todos ven y pensar lo que nadie piensa" (A. Minujin).

- Disposición para hacer y reconocer innovaciones (Lasswell).

TERCER ENFOQUE TRADICIONAL.

A este pertenecen los trabajos concentrados en el proceso creativo, es decir, aquellos que intentan esclarecer cómo transcurre dicho proceso, cuáles son sus etapas o fases, así como la descripción y explicación de las mismas. También se pueden incluir en este enfoque los estudios aceerca de otros procesos que intervienen en el proceso creativo.

Así, la mayoría de los autores plantean cuatro etapas del proceso creativo: 1 – Preparación; 2 - Incubación o gestación; 3 - Inspiración, visión o iluminación y 4 – Verificación.

Una definición de creatividad perteneciente a este enfoque es la que sigue:

- Proceso para formular ideas o hipótesis, verificarlas y comuni­car los resultados, supuesto que el producto creado es algo nuevo (Thurstone).

CUARTO ENFOQUE TRADICIONAL.

Incluye a los autores dedicados al estudio de las condiciones que posibilitan o no la creatividad, es decir, las condiciones que la favorecen u obstaculizan. A estas últimas se les conoce también como barreras o frenos a la creatividad y entre ellas se señalan muchas como la rutina; el facilismo; las ideas preestablecidas; seguir un modelo dominante; el juicio de la experiencia; la falta de tacto de la dirección en el uso de la autoridad; los comentarios de tipo "aplasta ideas"; el temor al ridículo, a lo desconocido, al fracaso y a la incertidumbre...

Algunas de las condiciones facilitadoras de la creatividad aportadas por los estudiosos de este aspecto son la tolerancia ante los fracasos, apoyar al fanático; fomentar la rivalidad y la creación de un ambiente de trabajo tranquilo y desprovisto de formulismos

Una definición donde se aprecia la influencia de este enfoque (aunque no se limita a él) es la siguiente:

- Potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivos, intelectuales y volitivos, que a través de una atmósfera creativa se pone de manifiesto... (J. Betancourt)

MINIENFOQUES.

Desde las posiciones anteriores se encuentran estudios aún más atomizados como los que se ocupan únicamente del pensamiento creativo (lateral o divergente), o la imaginación creativa, el papel de la percepción, motivación, etc. en la creatividad.

Hay también definiciones de creatividad en las que se asumen estos minienfoques como las siguientes:

- Imaginación creativa que representa una ampliación de las fronteras del yo (Rose, psicoanalista).

- Capacidad de ver - o de percibir - y reaccionar (From, psicólogo perteneciente a la teoría interpersonal o cultural).

- Fusión de percepciones de una manera nueva (McKellar).

- Hacer algo, pensar algo, que antes no se había hecho, aunque bien pudo haberse pensado sin llegar a aplicarse (Barceló).

(Adaptado de Ojeda, J.: Creatividad. Enfoques, evaluación, estrategias. Editorial Inspiración, Santiago de Cuba, 2001 y ¿Qué enfoques se han utilizado al estudiar la creatividad? en Chocolatte: Creatividad e Innovacion , 2008).

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

jorge.ojedamatias@gmail.com

Nota: El contenido de este artículo forma parte del primer tema del curso gratis por email Nociones de creatividad

miércoles, 20 de agosto de 2008

Importancia de identificar los enfoques asumidos por diversos autores al estudiar la creatividad

Las investigaciones sobre creatividad pueden agruparse en correspondencia con el aspecto de ella en el cual se centra la atención, distinguiéndose distintos modelos, tendencias, estrategias, puntos de vista o enfoques.

¿Por qué debemos tener claro cuál enfoque asume cada autor?

El conocimiento de la diversidad de enfoques existentes puede servir de guía para el análisis de cualquier definición o concepción sobre creatividad. Nos permite delimitar cuál de los enfoques asume el autor, saber qué ventajas o limitaciones tiene, evitar creer injustificadamente que se ha hallado lo mejor sobre creatividad, cuando en realidad quizás sólo se ha encontrado una concepción parcial y descriptiva, en lugar de una integradora y explicativa.

Los enfoques tradicionales o los más recientes han hecho incuestionables aportes al conocimiento de la creatividad acumulado hasta la actualidad y probablemente continúen contribuyendo significativamente en el futuro, por tanto, conservan determinado valor para el estudio de la creatividad, su educación y desarrollo, siempre y cuando no se pretenda atribuirles resultados más allá de lo que realmente son capaces de aportar.

¿Es fácil para los científicos entender lo esencial de la creatividad?

Lamentablemente la respuesta hasta el momento es no.

Comprender qué es la creatividad ha resultado muy complejo, lo cual llevó a que inicialmente se hiciese énfasis en uno u otro de sus diversos elementos integrantes. Aunque en la actualidad hay concepciones sobre creatividad más avanzadas, muchos autores siguen centrando su atención en un solo aspecto de la misma, lo cual les puede permitir hacer algunos aportes en cuanto a lo estudiado, pero pueden cometer errores como el de confundir el todo con la parte, o sea, la creatividad con uno de sus aspectos (por ejemplo, el pensamiento creativo o la imaginación), asociar la creatividad a uno solo de sus componentes (por ejemplo, al producto creativo y no al sujeto que lo ha creado), exagerar la importancia del elemento estudiado (digamos las técnicas, las condiciones o las cualidades facilitadoras) e ignorar el papel de otros no abordados (como el grupo creativo, en el caso de que lo estudiado sea el individuo creativo).

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

jorge.ojedamatias@gmail.com

Nota: El contenido de este artículo forma parte del primer tema del curso gratis por email Nociones de creatividad

miércoles, 13 de agosto de 2008

Lograr más resultados creativos o de mayor creatividad

El aumento de nuestra creatividad puede tener dos expresiones básicas: una cuantitativa y otra cualitativa.

En cuanto a la dimensión que hemos denominado creatividad realizada, esto significa que puede crecer el número de productos creados por nosotros. Pasar gradualmente de ninguno o muy pocos hasta muchos o muchísimos o quizás no tantos, pero notablemente más que antes y en la cuantía deseada, esperada o requerida.

Hay ejerciocios, cualidades y técnicas que nos ayudan en este sentido. Por ejemplo, el ser una persona capaz de generar muchas ideas (a lo cual también se le llama fluidez de ideas) es una cualidad cuyo desarrollo puede contribuir notablemente al incremento cuantitativo de nuestros productos creativos.

Se han ideado múltiples ejercicios de carácter individual o grupal, cuya realización nos va adiestrando en eso de generar muchas ideas como el siguiente:

Frases concisas.

Escribir frases de 3 palabras que comiencen con:


- La letra B. Ejemplo: Búho busca bifocales.
- La letra I. Ejemplo: Inútilmente imploran indulgencia.

En 5 minutos, escriba tantas frases como pueda con las letras C y T.


Existe hasta un conjunto de técnicas a las cuales se les denomina de generación de ideas, para distinguirlas de las concebidas con otro propósito. Entre ellas están el brainstorming y sus variantes.

También nuestra creatividad puede ser mucho mayor sin tantos productos distintos, pues pueden bastar unos pocos y hasta uno solo, pero cuyo nivel de creatividad sea elevado o muy alto.

Suelen ser señalados tres grandes niveles:
1. Al nivel individual
2. Al nivel de la sociedad en que vive el sujeto
3. Al nivel de toda la humanidad (genialidad)
Para evaluar el grado de creatividad de un producto se pueden usar escalas como la siguiente:
Los valores de dicha escala se originan de la combianción de las dimensiones de evaluación de los productos creativos que aparecen en un instrumento, el cual puede verse en el artículo Creatividad y producto creativo, en correspondencia con la puntuación obtenida por los productos evaluados, ya sea por el propio sujeto o por jueces, expertos o especialistas.
Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías
jorge.ojedamatias@gmail.com

miércoles, 6 de agosto de 2008

Desarrolla tu potencial creativo

Hay dos conceptos muy vinculados e importantísimos para quienes desean ser más creativos. Son la creatividad potencial y la creatividad realizada. A esta última nos referiremos posteriormente.

Si los padres y maestros pretenden que sus hijos sean cada vez más creativos y que al crecer no “muera” en ellos la creatividad, no la mate la escuela tradicional o la empresa en que trabajen, como suele suceder en muchos casos, pues han de ocuparse de educar y desarrollar el potencial creativo de los niños y jóvenes e inclusive hasta en los propios adultos.

Con tal propósito, en la actualidad existen hasta cursos gratis por email y par comenzar a familiarizarse al experto le sugerimos el titulado Nociones de creatividad.

El término potencial se utiliza para referirse a aquellos aspectos de la creatividad que aunque no siempre garantizan que una persona o grupo sea muy creativo, sí facilitan, ayudan, posibilitan, propician o favorecen que los sujetos obtengan una mayor cantidad de resultados creativos o de superior creatividad.

Estos elementos de carácter potencial son básicamente tres:

1. Las cualidades individuales o grupales favorecedoras de la creatividad. También es valioso conocer las que no la propician.

2. Las técnicas individuales o grupales de creatividad que es menester dominar.

3. Las condiciones facilitadoras de la creatividad. Igualmente hay que tener en consideración las barreras.que pueden estar frenando, dificultando o impidiendo que pese a contar con estos tres factores potenciadores, no se logren los resultados esperados.
Para lograr avances, es preciso evaluar el estado de dicho potencial del cual se parte y los progresos que se van obteniendo, no sólo en uno de sus elementos, sino en el conjunto de ellos, para lo cual se han elaborado instrumentos, o sea, test, ejercicios, tareas, escalas y otros. Acerca de ellos el lector irá encontrando cada vez mayor información en este blog.

Y para los estudiosos del tema, sugerimos los artículos ¿Creatividad potencial? y ¿En qué consiste evaluar la creatividad potencial de un sujeto?

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

jorge.ojedamatias@gmail.com

miércoles, 30 de julio de 2008

¿Existe una teoría holística de la creatividad?

Hay argumentos sólidos para considerar que ha surgido una teoría holística de la creatividad, con:

1. El planteamiento de conceptos esenciales como los de creatividad potencial y creatividad realizada, la redefinición de otros a la luz del enfoque holístico (incluido el concepto de creatividad) tales como sujeto creativo, proceso creativo, producto creativo, niveles y grados de creatividad.

2. También la revelación de varias de sus leyes (vea la figura 1); , regularidades (vea figura 2) y principios, a saber:

- La ley de la unidad entre lo potencial y lo realizado de la creatividad;

- La ley del paso, en la creatividad, de lo potencial a lo realizado;

- La ley de la unidad del sujeto y el producto creativo;

- La ley de la unidad del producto creativo y la(s) técnica(s) usada(s) para llegar a él y la ley de la relación inversamente proporcional entre el nivel de creatividad esperado y la predicción del resultado concreto a alcanzar por el aprendiz.
- La regularidad de que todo resultado alta­mente creativo (en lo cuantitativo y cualitativo) se corresponde con un desarrollo del potencial creativo del sujeto más o menos alto;

- La regularidad de que a mayor potencial creativo, mayor probabilidad de elevados resultados creativos;

- La regularidad de que es más probable que el sujeto movilice firmemente los recursos con que cuenta (su potencial creativo) en función de obtener algún resultado creativo, en determinadas áreas de actuación o tipos de actividad donde se concentran sus principales tendencias motivacionales (las áreas de potencialidad creativa);

- El principio del desarrollo del potencial creativo del sujeto, el cual queda enunciado así: la labor educativa en función del desarrollo de la creatividad será más efectiva, en la medida en que se encamine al desarrollo del potencial creativo del sujeto en su conjunto.

Datos personales

Mi foto
Fundador, Propietario y Presidente de Ojeda Multiservices Corporation (OMC), Rector de la UVI, Master en Educación Avanzada y excatedrático de la Universidad Pedagógica de La Habana "Enrique José Varona". Licenciado en Educación (equivalencia de Bachelor in Sciences of Education in USA). Especialista en Pedagogía, Psicología, Creatividad, Dirección turística, Opinión Pública y Medios de Comunicación.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.