jueves, 28 de abril de 2011

Superar a Facebook

La Facebookmanía (o adicción a dicha red) se propaga cual pandemia.
Alabar a esta exitosa red social es lo común y fácil.

El reto es ver no sólo sus virtudes, sino también sus desaciertos, lo que posibilita superarla y ello es muy buena tarea para los creativos, para quienes no nos conformamos con lo ya alcanzado, sino que deseamos seguir avanzando aún más.

Mencionaré algunos de los elementos de Facebook que considero desacertados. Ello quizás estimule a otros a añadir más defectos. Y a los duchos en eso de crear redes sociales, a tomarle la delantera, o al menos competir exitosamente con ella.

SANCIONES INMERECIDAS

Resulta que Facebook no te dice cuál es el límite de solicitudes de amistad que puedes enviar.

Tampoco te posibilita ver con facilidad a cuántos y desde cuándo le has enviado tales invitaciones.

Y mucho menos decidir si quieres eliminar algunas de esas peticiones enviadas, pero no respondidas o morosas.

Mas de pronto, sin ton ni son, PapáFacebook (o DictadorFacebook omnipotente) te anuncia, sin posibilidad de defensa alguna, que has sido sancionado a varios días sin poder enviar nuevas solicitudes de amistad, por el impreciso
DELITO de alguna de las siguientes variantes:

- ser muchas (tal vez se han ido acumulando y uno no tiene modo de saber cuántas son, ni cuál es la medida considerada excesiva por Facebook).

- que alguno de los invitados pudo comunicar a Facebook no conocernos.

- la presunción de que quizás estamos usando a esta red para contactar a desconocidos.

No conforme con esto, nos obliga a eliminar TODAS las solicitudes enviadas (no nos da la opción de decidir cuáles sí y las que no) so pena de seguirnos castigando más severamente.

Para colmo, ni siquiera nos queda claro qué fue lo que violamos.

Nos dicen que pudo (tal vez sí o no) haber personas que les notificaron a ellos (y no a uno) no conocernos. Entonces suponen (sin probarlo) que hemos violado algo, usando la red para contactar a desconocidos, etc.

Lo peor de todo esto es que a Facebook le parece magnifico sancionarnos por lo dicho o hecho por otros y sin informarnos con precisión sobre quiénes y qué concretamente provocó que mereciésemos tal sanción.

Ni nos permiten alegar nada en nuestra defensa.

Tal vez hasta tengamos enemigos secretos, que ya conocen estos mecanismos diabólicos de Facebook y se dedican a rechazar solicitudes para que aumenten los inocentes injustamente sancionados.

¡Le zumba!

Si se fijan, son rasgos muy típicos de las dictaduras, de las violaciones de los derechos humanos o de principios de justicia reconocidos universalmente, pero que a Facebook les importan un bledo.

En mi caso, como detesto la injusticia, la arbitrariedad, el abuso de poder, etc., decidí irme curando de la Facebookmanía e ir disminuyendo el tiempo que pierdo con dicha red, a la par que aumento el que dedico a otros asuntos útiles e interesantes.

BUZON REPLETO

Varios amigos me han comentado su disgusto por el exceso de mensajes que nos envía Facebook a nuestro email.

Que yo sepa, no nos da opción alguna para disminuir, seleccionar, no perder tanto tiempo con dichos mensajitos.

Algunos han decidido retirarse de grupos. Otros los borran en masa, o los guardan sin abrirlos nunca en una carpeta para ello o simplemente los ignoran.

PELIGROS INSOSPECHADOS

Los riesgos de ser secuestrado, asaltado, robado, herido, asesinado, etc. por información colocada como texto o imágenes en Internet, especialmente en Facebook ya han sido bastante tratadas incluso por la TV, documentadas o ilustradas con casos reales lamentables.

Pero al parecer, respecto a esto último, sí está en nuestras manos evitarlo en parte, no colocando aquello que se pudiera usar en nuestro perjuicio.

Igualmente no asistiendo a encuentros donde no estemos seguros de que se han tomado las medidas pertinentes para evitar la presencia o el acecho de malvados, depredadores, intrusos, delincuentes...

¿Y tú? ¿Qué le ves de superable a Facebook?

martes, 26 de abril de 2011

Más sobre FODA y estrategias (I)

El tema de las estrategias, sigue acaparando la atención de muchos.

A raíz de la reproducción por Manuel Gross de uno de mis artículos al respecto: La matriz FODA como fuente de estrategias (publicado antes online en Chocolate y extraido y adaptado de uno de mis libros) muchos lectores me consultan sobre el tema.

Una estudiante de maestría, me pidió ayuda reciente y tal vez estos apuntes sean de interés para otros con similares inquietudes:

Las estrategias no se reducen a convertir amenazas en oportunidades, ni las debilidades en fortalezas. Además, no en todos los casos ello es posible ni necesario.

Por suerte, las estrategias son de distinto tipo, muy variadas.

Sugiero leer uno de los artículos que he publicado al respecto: Estrategias y creatividad

Como es conocido, de la matriz FODA (o DAFO), combinando debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades, podemos elaborar distintos tipos de estrategias: de mantenimiento, supervivencia, defensivas, ofensivas, de adaptación, reactivas (parciales y globales).

Son necesarias estrategias de mantenimiento para conservar las fortalezas que ya tenemos y no perderlas o debilitarlas. Es el caso de cuando tenemos personas muy talentosas en nuestro equipo y terminan yéndose a otro lado pues se hartan de nosostros.

Las estrategias de superviviencia nos ayudan a sobrevivir hasta en las crisis. Muchas organizaciones desaparecen por no contar con tales estrategias.

Las estrategias defensivas nos posibilitan no perder o mermar en aquello que ya somos fuertes. Nuestros competidores pudieran tratar de restarnos prestigio, valiéndose del engaño y debemos prever y poner en práctica las acciones para contrarrestar eso.

La carencia de estrategias ofensivas es muy típica de esos que no saben aprovechar las oportunidades, ni sus puntos fuertes. Se desperdicia talento, se pierden posibles alianzas ventajosas, no se toman buenas decisiones, ni a tiempo...

Las condiciones pueden ser distintas, pero no por ello ha de ser imposible avanzar. Hay que saber definir qué cambios realizar, cuándo, saber esperar, no precipitarnos, ni desanimarnos, valorar hasta los pequeños o casi imperceptibles pasos de avance, retroceder temporalmente para luego avanzar con mayor impulso... en fin, concebir estrategias de adaptación, para que no nos suceda como a los dinosaurios...

Las estrategias reactivas parciales nos ayudan a definir prioridades, a enfocarnos en aquello que nos perjudica (o beneficia) más.

Cuando definimos y ponemos en práctica un conjunto de acciones a partir de lo que hoy son nuestras debilidades como individuo o empresa, con vistas a reducirlas pasamos al ámbito de las estrategias reactivas globales. No sólo que sean menos, sino de menor impacto y hasta transformar gradualmente algunos de esos aspectos en fortalezas, por ejemplo, mediante la capacitación.

(Artículo en elaboración. Continuará)

Ver:

Más sobre FODA y estrategias (2). Matriz DAFO o FODA futurista

Más sobre FODA y estrategias (3): Tus debilidades y mis fortalezas

Datos personales

Mi foto
Fundador, Propietario y Presidente de Ojeda Multiservices Corporation (OMC), Rector de la UVI, Master en Educación Avanzada y excatedrático de la Universidad Pedagógica de La Habana "Enrique José Varona". Licenciado en Educación (equivalencia de Bachelor in Sciences of Education in USA). Especialista en Pedagogía, Psicología, Creatividad, Dirección turística, Opinión Pública y Medios de Comunicación.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.