viernes, 26 de diciembre de 2008

Las habilidades y el aprendizaje creativo.

En estos tiempos ha estado muy de moda el tema del desarrollo de habilidades en el proceso de enseñanza aprendizaje en las escuelas, en contraposición con concepciones precedentes que no le daban a este componente del contenido de la enseñanza un lugar de mayor relevancia como le corresponde.

Efectivamente, es muy importante y útil que los alumnos desarrollen numerosas habilidades, pero la gran preocupación por dicho asunto llevó a algunos teóricos a conclusiones erróneas que se han convertido en nuevos dogmas y que conllevan a limitaciones o frenos en cuanto a lo que el alumno debe aprender y el maestro enseñar, en especial en cuanto al aprendizaje creativo se refiere.

Así, se llegó a plantear y hasta a exigir que todos los objetivos de enseñanza tienen que ser formulados en términos de habilidades.

Dicho en otras palabras, de admitirse que esto tenga que ser simplemente así, equivaldría a decir que el único resultado esperado de la enseñanza, y por tanto del aprendizaje de los alumnos resultante de ella, sea la formación y desarrollo de habilidades.

No es difícil refutar el planteamiento de que todos los objetivos se tienen que formular en términos de habilidades, para lo cual expondremos algunos de los argumentos que descalifican tan absurda exigencia.

Primeramente, las habilidades no se forman ni se desarrollan de pronto. Requieren repetición, ejercitación, un proceso de perfeccionamiento, de automatización de algunos de sus componentes, eliminación de operaciones innecesarias, un dominio creciente de la ejecución, etc.

Si en un curso o asignatura se pretenden formar o desarrollar nuevas habilidades, los únicos objetivos que sí tienen que expresar estas habilidades necesariamente son los objetivos más generales de dicho curso o asignatura y no, por ejemplo, los objetivos de las primeras clases, donde la ejecución no se efectúa con el dominio requerido carácterístico de la habilidad.

Esto implica que hay objetivos parciales, de una clase o de un conjunto de clases, que es mejor formularlos en términos de operaciones, acciones, hábitos y otros componentes ejecutores cuyo logro es requerido para llegar a la formación y desarrollo de determinada habilidad.

Pero lo dicho no es lo esencial para este artículo.

Uno de los mayores perjuicios para la calidad del proceso de enseñanza aprendizaje que conlleva el dogmatismo respecto a las habilidades es el no percatarse de que, para la formación y desarrollo de habilidades, el tipo de aprendizaje requerido es básicamente reproductivo, por cuanto para una ejecución llegar al nivel de dominio carácterístico de la habilidad, ha de precederle un proceso de repeticiones, de ejercitación, esencialmente reproductivo.

En otras palabras, los cursos y asignaturas serían muy pobres si se limitaran únicamente a lograr como resultados principales formar y desarrollar habilidades.

Las habilidades que el alumno desarrolla pueden ayudarle en la obtención de productos creativos durante su aprendizaje.

Sin embargo, el aprendizaje creativo suele requerir también de otros componentes ejecutores, así como de la movilización por el sujto de otros recursos que no tienen que ser únicamente habildades.

Pero sobre todo, el objetivo de enseñanza creativo, el resultado esperado más o menos creativo del aprendizaje, no tiene que ser forzozamente la formación y desarrollo de una habilidad.

En otras palabras, un objetivo creativo de una clase no tiene que ser, por ejemplo, el resultado esperado respecto a cuán hábil el alumno pueda llegar a ser definiendo conceptos, sino que por sí mismo llegue a definir un determinado concepto, o sea, que elabore una definición propia, aún careciendo incluso de la habilidad para ello.

O digamos, cuán hábil sea solucionando problemas matemáticos similares utilizando el mismo procedimiento (objetivo reproductivo formulado como habilidad), en lugar de invitarlo a solucionar algunos de esos mismos problemas usando también combinaciones de otros procedimientos que no son los usuales para llegar a dichos resultados (objetivo de enseñanza creativo).

Autor: Jorge Enrique Ojeda Matías

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Fundador, Propietario y Presidente de Ojeda Multiservices Corporation (OMC), Rector de la UVI, Master en Educación Avanzada y excatedrático de la Universidad Pedagógica de La Habana "Enrique José Varona". Licenciado en Educación (equivalencia de Bachelor in Sciences of Education in USA). Especialista en Pedagogía, Psicología, Creatividad, Dirección turística, Opinión Pública y Medios de Comunicación.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.